Una proyección efectuada por el Ministerio de Salud de la Nación revela que con disminuir tres gramos el consumo diario de sal “se evitarían 6.000 muertes, 13.000 casos de ACV y 14.000 infartos al año”.

Los datos fueron difundidos por la cartera sanitaria en ocasión de conmemorarse mañana, bajo el lema “Presión Arterial saludable, latidos saludables”, el Día Mundial de la Hipertensión, una enfermedad que en el mundo mata a 9 millones de personas al año. En Argentina, el 34 por ciento de la población mayor de 18 años es hipertensa, una tendencia que se reitera a nivel mundial donde una de cada 3 personas tiene una presión arterial que supera el límite de 140/90. De ellos, el 48% no recibe el tratamiento contra la enfermedad ya que el 33% desconoce su condición de hipertenso y el 15% que conoce su diagnóstico no sigue las indicaciones médicas, precisó el Ministerio de Salud. “Si se reduce el consumo de sodio, se disminuye la ingesta de alcohol, se elimina el tabaco y se adquieren hábitos de vida saludable, baja notablemente el riesgo de contraer enfermedades cardio y cerebrovasculares y renales”, aseguró la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos, Marina Kosacoff. La funcionaria destacó que en el mundo “la hipertensión mata más de 9 millones de personas al año y es responsable del 45% de los infartos y del 51% de los accidentes cerebrovasculares” y ,además, puede causar infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares y ceguera. Ante ello, “la principal herramienta de prevención es el control periódico de la presión arterial a cualquier edad”, aseguró la funcionaria, al tiempo que es necesario “reducir el consumo de sal y estar atentos a cuestiones como el tabaquismo y el consumo de alcohol en exceso”. Manifestó además que el sedentarismo “es otro factor de riesgo que aumenta un 20% las posibilidades de sufrir hipertensión”, sin embargo, “el 54,9% de la población argentina no realiza ningún tipo de actividad física”. Un estudio realizado por la cartera sanitaria nacional en la Argentina, estimó que la ingesta promedio de sal es de 11,2 gramos por día, lo que representa más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, que es de 5 gramos diarios. “Por cada gramo que logremos disminuir del consumo de sodio vamos a evitar 2000 muertes al año”, indicó Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles. La cartera sanitaria nacional recomendó “elegir los alimentos con menos sodio en las etiquetas, evitar agregar sal a las comidas, consumir más frutas y verduras, hacer actividad física al menos 30 minutos diarios y evitar el consumo de tabaco y alcohol”. Laspiur aconsejó “no agregar sal a las comidas mientras se las cocina” y recomendó “usar otros condimentos, ya que si se agrega sal durante la preparación es mucho mayor la cantidad que hay que ponerle a una comida para sentir el sabor”. Añadió además que “es una cuestión de costumbre y de cultura que hay que cambiar: probar la comida una vez que está preparada y, en caso de considerarlo necesario, agregar la mínima cantidad posible de sal”. Kosacoff señaló que el Ministerio de Salud “apunta al esfuerzo intersectorial, apelando al apoyo de la industria, las organizaciones de la sociedad civil, académicas y científicas, porque si todos trabajamos en la prevención, podemos mejorar el gran impacto que tiene la hipertensión arterial en nuestra población”. La cartera destacó que su programa “Menos Sal Más Vida”, trabaja desde el 2011 “para bajar el consumo de sal y reducir la morbimortalidad por enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y renales, además de concientizar a la sociedad sobre la necesidad de disminuir su incorporación en las comidas”. Indicó además que rubricó un convenio marco con la COPAL (Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios), cámaras alimentarias y empresas para reducir el contenido de sodio en los alimentos procesados prioritarios. En tanto, en las panaderías artesanales “se han desarrollado acciones para que se produzcan pan con menos sal y sin sal -en base a la medida recomendada-, experiencia que permitió la reducción de un 25 por ciento de sal en el pan elaborado en más de 6.000 panaderías del país”.

Fuente: Telam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *